FORMACIÓN DEPORTIVA / PSICOMOTRICIDAD
COLEGIO SAN IGNACIO

cfuentealba

Profesor del Taller: Cristian Fuentealba

Descripción del Taller: Características y Objetivos

Psicomotricidad

El trabajo psicomotor es un proceso gradual que debe producirse desde la más tierna infancia a través de vivencias sensoriales, naturales, intelectuales y afectivas para la construcción de aprendizajes. Para ello es necesaria una maduración de los componentes que intervienen. Desde esta perspectiva se debe estimular a través de actividades espontáneas o dirigidas, aunque estos componentes no se dan de manera simultánea y programada, la estimulación favorece y garantiza el desarrollo psicomotor junto al proceso madurativo del niño, la estructura de los componentes de la psicomotricidad y su interrelación dan cuenta de las repercusiones, por lo tanto permite comprender su influencia en el desarrollo del niño.

Cuando hablamos de como aprenden los niños, la verdad fijamos la mirada en el movimiento, la principal vía por donde los niños aprenden, ya que toda su energía se centra en el movimiento. Pues bien, la psicomotricidad recoge esto y lo utiliza como el camino hacia el aprendizaje.

Junto con esto, considera la afectividad y la emoción como uno de sus ejes. Por tanto esta disciplina científica es la encargada de ayudar al niño a conocer sus límites y su posibilidades, para con ello el construya en instancia superiores aprendizajes más complejos.

Objetivos:

1.- Tomar conciencia del propio cuerpo tanto global como segmentariamente.

2.- Dominar la coordinación y el control dinámico general (desplazamientos, carreras, saltos…)

3.- Conocer los componentes del esquema corporal: tono muscular, equilibrio, actividad postural, respiración.

4.- Controlar los movimientos de comunicación y expresión.

5.- Reconocer a través de los sentidos las características y cualidades de los objetos.

6.- Descubrir las nociones de dirección, distancia y situación

7.- Desarrollar la coordinación visomanual y las posibilidades manipulativas necesarias para realizar tareas relacionadas con las distintas formas de representación (dibujar, rasgar, cortar, engarzar…)

8.- Incrementar hábitos y valores  que identifiquen plenamente a un alumno Ignaciano, cultivando valores Cristianos.

Formación Deportiva

La iniciación deportiva es el proceso de enseñanza-aprendizaje, seguido por el individuo para la adquisición del conocimiento y la capacidad de ejecución práctica de un deporte, desde que toma contacto con él hasta que es capaz de practicarlo con adecuación a su técnica, su táctica y su reglamento. Es el período en que el niño empieza a aprender de forma específica la práctica de uno o varios deportes. Desde el punto de vista educativo, por tanto, la iniciación deportiva supone un proceso de cara a la socialización del individuo, si bien dicho proceso, se orienta más a unos aprendizajes genéricos que al logro de una práctica eficaz en relación al deporte de competición, es también un espacio para compartir y disfrutar.

El deporte es inherente al ser humano y está presente en las diferentes culturas. Es por ello que los niños ven en el deporte como una forma de identificación, ya que pueden desarrollar en él muchas de sus cualidades. Cualidades que no están ajenas al trabajo en equipo o a la reglas. Es por eso que el real sentido de la “Formación Deportiva”, no es tan solo que practiquen diferentes deportes y se preparen de manera inicial en una disciplina,  sino más bien quelos estudiantes se formen en el sentido más amplio de la palabra y junto a ello lo haciendo lo que más les gusta.

Objetivos:

1.- Garantizar la participación de todos los niños y jóvenes, inscritos al proyecto y específicamente en el área formativa, evitando discriminación en razón de características y destrezas deportivas individuales, que favorezcan así la integración de los alumnos.

2.- Consolidar y desarrollar cualidades físicas, así como una formación técnico-táctica básica correspondiente a las exigencias planteadas por la formación deportiva, y al desarrollo evolutivo de los niños y de los jóvenes.

3.- Promover la competencia mediante la participación de los grupos en torneos internos formativos, de acuerdo a las características y al nivel de mejoramiento de los aspectos físicos y técnico-tácticos de cada uno de los niños.