Jóvenes Adolescentes
“Padres e Hijos Caminando Juntos”

Una tarea de siempre.

Una de las características de los adolescentes es que están buscando encontrar su identidad. Están tratando de aceptar su propio cuerpo y su imagen corporal, buscan descubrir quiénes son y quiénes van a ser como personas. Además, en esa etapa de la vida deben tener herramientas necesarias para desenvolverse en la sociedad, sin hacerlo a través de los padres y también tienen que definir cuál es su vocación para toda la vida. Todo esto lo hace vulnerables e inseguros.
Hoy se mira a los adolescentes como personas adultas y muchas veces se cree que todo lo que se les ha enseñado no sirve de nada, porque no entienden y no escuchan. “pero una cosa es que un adolescente no quiera escuchar un discurso sermoneador y otra cosa diferente es la necesidad de ese joven de estar viendo permanentemente modelos educativos que no claudiquen, modelos que estén siempre presentes, papás que están constantemente manifestándole cuál es la norma, y que eso les hace sentir que son queridos e importantes”.

La entrega sistemática de normas le indica al adolescente que sus padres no han perdido interés en él o ella y que la preocupación de ellos es que esté bien. Esta entrega, junto con la insistencia que cumpla y la congruencia entre el ejemplo y el discurso de los padres, es lo que realmente hace la educación y formación de los jóvenes.
La mayor seguridad que pueden tener los padres con respecto al buen desarrollo de sus hijos es que estos cuenten con un sólido andamio afectivo, ya que una estructura afectiva es básica para pararse bien en la vida. Y sin duda en eso los padres juegan un rol importantísimo. Deben tener un bombín de autoestima, reforzar lo positivo para sus hijos y no cansarse de decirles que son inteligentes, de buenos sentimientos, que lo que hacen sus hijos vale la pena, que es importante que busquen buenos amigos y que en definitiva son importantes para ellos y los quieren.

A los padres se les invita, a pesar de la vida agitada  en que nos movemos, la carga laboral, el stress, etc., lo que significa un costo familiar alto, a hacer un esfuerzo por tratar de mantener una buena comunicación, una buena cercanía, comprensión y también firmeza en la educación con sus hijos en esta etapa de desarrollo y lo que nunca se debe olvidar es que el joven espera que el adulto actúe como adulto

Algunas características claves de los adolescentes son:

  1. Son sociables y amistosos.
  2. Son creativos.
  3. Son generosos.
  4. Son solidarios y comprometidos.
  5. Valoran mucho la amistad.
  6. Y no es infrecuente que tengan una baja autoestima.

Sugerencias Para Una Buena Relación Con Los Hijos Adolescentes

  1. Compartir a lo menos una comida al día, con dos condiciones: una sentarse a escuchar a los hijos sin dar solamente sermones y la segunda, nunca tener el televisor en el comedor, porque rompe toda reunión familiar.
  2. Evitar comprar televisores y equipos de música para cada integrante de la familia, porque impide que aprendan a negociar entre los hermanos.
  3. No retar a los hijos en público, porque los hiere mucho. Genera un sentimiento de humillación que puede ser una buena excusa para rebelarse y alejarse posteriormente.
  4. No andar quejándose de ellos y menos en el colegio.
  5. Prepararse con un bombín de autoestima y reforzar lo positivo.
  6. Los padres deben ser lo más congruentes posible con los valores que profesan.
  7. No dejarlos fumar, porque aunque fume fuera, al no poder hacerlo en la casa, se le ayuda a reducir el tiempo de exposición y el riesgo de hacerse adictos.
  8. Que los padres se den el trabajo de ir a dejar y a buscar a sus hijos a  las fiestas.
  9. Que los padres no compitan con los amigos de sus hijos. Tanto las amistades como la familia son dos instancias necesarias para la formación del niño.
  10. La familia debe ser entretenida y ofrecer panoramas atractivos a los jóvenes.
  11. Dejar de lado por parte de los padres la actitud contemplativa y de denuncia y estar cerca de los jóvenes , entenderlos y apoyarlos parta lograr modificar sus conductas erradas.
  12. Los límites deben ser rígidos cuando los padres saben que el niño o el joven corre peligro y en esas circunstancias no es posible transar.
  13. Todas las decisiones que se construyen en conjunto son mucho mejor recibidas por los jóvenes .La vestimenta, la hora de salida y llegada, los padres de alguna manera pueden ser flexibles, y pueden presentar cuáles son sus argumentos y escuchar los argumentos de los hijos para lograr una negociación.

Artículo Revista Educar